Actividad física en tu lugar de trabajo

Un pequeño cambio, como optar por estar de pie en lugar de sentarse, puede marcar la diferencia.
En el trabajo muchos pasan largas horas sentados, lo que podría representar una oportunidad perdida para quemar calorías. La introducción de escritorios de pie podría ser clave para cambiar esta dinámica. Según Rich Gaspari, entrenador personal y dueño de Gaspari Nutrition, “Estar de pie implica un mayor esfuerzo para el cuerpo en comparación con estar sentado, lo que significa quemar más calorías. Durante una jornada laboral, estar de pie puede fortalecer las piernas y generar mayor resistencia.
Si el entorno laboral no permite estar de pie, tomar descansos breves de al menos cinco minutos cada hora para realizar alguna actividad puede ser beneficioso.
Los estudios sugieren que estar de pie quema aproximadamente un 50% más de calorías que estar sentado. Esto significa que una persona de 155 libras podría quemar 50 calorías adicionales por hora simplemente por mantenerse de pie.
Cuando un escritorio de pie no es viable en tu entorno laboral, existen otras estrategias para introducir más actividad durante tu jornada: cambiar la silla de oficina por una pelota de ejercicios. Sentarte en ella implica estabilizar tus abdominales, lo que contribuye a un mayor compromiso muscular. Además, tomar descansos regulares cada par de horas para subir algunos tramos de escaleras puede revitalizarte y mejorar tu enfoque no te quedes estática al hablar por teléfono; levantarse y caminar por la habitación u oficina mientras conversas puede agregar movimiento beneficioso a tu día.
Estos ajustes, aunque parezcan pequeños, tienen un impacto acumulativo es muy significativo. Incluso las actividades mínimas, como tamborilear con las piernas, pueden incrementar la quema de calorías entre un 20 y un 40 por ciento por encima de los niveles de reposo.